Zoo-Hemostat® N.F

Solución inyectable 

Antihemorrágico, antídoto 

en intoxicaciones con anticoagulantes 

Bovinos, equinos, ovinos, caprinos, porcinos, perros y gatos 

Reg. ICA 5998-MV 

PRESENTACIONES: Frasco por 10, 20 y 50 mL. Caja por 12 

frascos por 10 mL. Caja por 12 frascos por 20 mL. 

LABORATORIOS ZOO

Asociación de las vitaminas que intervienen en el proceso de la coagulación sanguínea: 

Vitamina K: Es esencial para la formación de protrombina en el hígado. Su deficiencia produce hipoprotrombinemia (deficiencia de protrombina en la sangre) que afecta la cascada de

los eventos que producen la coagulación sanguínea causando hemorragias internas, externas y hematomas que provocan severa anemia de tipo hemorrágico, anemia hemolítica, ictericia y muerte en pocas 

horas. La vitamina K es usada en el tratamiento de hemorragias causadas por hipoprotrombinemia, como consecuencia de intoxicaciones 

con trébol dulce (Melilotus alba y M. oficinalis), heno y ensilajes contaminados con sustancias anticoagulantes que interfieren la síntesis de protrombina y los factores de coagulación 

VII, IX y X a nivel hepático. 

Vitamina C: Los niveles orgánicos de vitamina C no son bajos en condiciones normales, sin embargo, en animales sometidos a intenso desgaste orgánico y anímico, los requerimientos aumentan 

haciéndose indispensable su administración debido a que el almacenamiento en el hígado es muy limitado. La vitamina C es esencial como coenzima en la oxidación de la tirosina y fenilalanina. 

Es fundamental en el proceso de cicatrización de heridas 

(reepitelización) y como impermeabilizante capilar en el proceso 

de coagulación, por lo que en su ausencia los vasos capilares se 

hacen excesivamente frágiles con predisposición a hemorragias 

y hematomas, por traumas externos, procedimientos quirúrgicos 

o procesos espontáneos de difícil control, facilitando el rápido 

deterioro de los animales. La vitamina C es factor importante en 

el desarrollo normal de los huesos y además, es utilizada por los 

mecanismos de detoxificación de sustancias como: Arsenicales, 

sulfonamidas, salicilatos, estilbestrol y barbitúricos. Numerosos 

factores de estrés aumentan los requerimientos de vitamina C y 

vitamina K: Coccidiosis, enfermedades parasitarias (hemoparásitos, 

ectoparásitos y endoparásitos), enfermedades infecciosas, 

desbalances nutricionales, deshidratación, manipulación frecuente 

o inadecuada, vacunación y despiques en las aves.